El Camino (VII)

El camino se mantenía apagado. Día tras día, noche tras noche. Pensé en preguntarle a Martha o Michael cómo funcionaba, pero desde que habíamos llegado a sus viejas tierras, el tiempo se hacía escaso. Los trabajos se multiplicaban: aramos los campos, primero con palos rudimentarios y, tras varios días de exploración por granjas vecinas, conSigue leyendo «El Camino (VII)»

El camino (IV)

-Buenos días- dije titubeante-. Nos hemos perdido, tenemos hambre –mentí- ¿Dónde van ustedes? Por allí –miré al sur- solo está la guerra. -Y allí –dijo una de las dos mujeres ofreciéndome un mendrugo de pan- no queda nada. ¿Quién cultivará los campos? ¿Quién sembrará cuando llegue la fecha de la cosecha? No somos capaces niSigue leyendo «El camino (IV)»