La luz (III)

Navarro miraba al techo, en silencio, como solía hacer cada vez que algo le preocupaba. Estaba sentado en la vieja silla de su despacho dejándose caer sobre el respaldo mientras escuchaba al forense. -Cuando menos, es raro –reconoció Echevarria- no tiene sentido que desaparezcan los dos novios de la chica. Y los dos sin motivoSigue leyendo «La luz (III)»

La luz (II)

Navarro estaba sentado en su mesa, cerrando un informe sobre vandalismo que le habían solicitado desde jefatura para entregarlo a la prensa. Desde los carnavales anteriores no había pasado nada y aun sentía el final trágico del caso del payaso-enano, como le habían llamado en el Diario. La ciudad parecía volver a ser la deSigue leyendo «La luz (II)»