Orgulloso de los amigos

Lo reconozco, sufro un síndrome egocentrismo “amigocional” y cuando veo que un amigo triunfa en algo lo digo. Me da igual que sea un genio de las finanzas y empresario de nombre, una profesora universitaria excesivamente joven, una empresaria, un músico como la copa de un pino, un escritor o, como ayer, parte del grupo de investigación de un sistema anti terremotos.

Cada vez los veo pienso “se puede llegar”. Con trabajo y esfuerzo, pero se puede llegar. Así que, Antonio, enhorabuena por el logro.

Publicado por Javi Fornell

Historiador y novelista. Amante de las letras y de los libros. Bibliotecario por vocación. Redactor en Toppercan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: