El Enviado

-El mundo está cambiando. Ya nada es como creíais. Grandes señores se levantan en cada rincón de estas tierras, mientras otros caen bajo el peso de afiladas hachas. Vuestros enemigos resurgen de sus cenizas y vosotros rezáis a dioses falsos buscando una salvación que nunca llegará. Las palabras del sacerdote retumbaban en la pequeña calle,Sigue leyendo «El Enviado»