De razones

Que no, que no me convencen por más que se empeñen. Me da igual que hubiera cuatro brujas, una por cada punto cardinal, ya que eso no es la razón. Tampoco lo del tornado, eso es una mala excusa. La razón, la única e impepinable razón para que el infortunio se centre en la pobre y pequeña Dorothi es la puñetera manía de los americanos de hacer las casas de madera…

Publicado por Javi Fornell

Historiador y novelista. Amante de las letras y de los libros. Bibliotecario por vocación. Redactor en Toppercan

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: