De marismas

No siempre las cosas son como queremos. A veces, el sorpresivo devenir de la vida nos empuja a caminos por los que jamás pensamos caminar. En ocasiones nos manda lejos, alejados de la familia y los amigos. Otras, pocas, juega a su antojo con los sentimientos más profundos para acercar lo lejano; para hacer posible lo imposible.

Sorpresas que son la sal de la vida de un hombre, que camina asustadizo entre marismas buscando el camino recto que le haga más feliz. Pero las marismas cambian con cada marea y lo que ahora es tierra, luego es mar. Y te obliga a volver a atrás, deshacer lo andado y volver a caminar por un sendero desconocido.

Es fácil, dicen, perderse por las marismas. Pero cada paso dado en el laberinto de aguas rojizas nos hace más sabio, nos enriquece. Cada paso dado, aún creyéndonos perdidos, nos acerca un poco más a la victoria.

Publicado por Javi Fornell

Historiador y novelista. Amante de las letras y de los libros. Bibliotecario por vocación. Redactor en Toppercan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: