De prejuicios

Todos tenemos perjuicios, y decir lo contrario es mentir. Nos hemos dejado llevar por una primera impresión, por lo que nos han dicho o por lo que creemos haber visto. Eso, al menos, me ha pasado a mí. Me negaba a dejarlo entrar en mi vida, alegando que era feo, desagradable a la vista, al tacto y al gusto, como si solo por verlo ya pudieran darme arcadas. Y sí, es cierto, sé que hizo mucho daño a alguien que conozco de toda la vida, al que veo casi a diario, pero aún así no es excusa para no darle una oportunidad y denigrarlo cada vez que su nombre salía en una conversación. Ni razón para expulsarlo de mi mesa. Pero caí en prejuzgarle sin conocerle, y ahora que ya lo conozco debo hacer publica mi disculpa. 
Por eso, hoy, tengo que pedirte perdón. Sé que mataste dos veces al bueno de Homer, pero aún así he perdido el tiempo contigo todo este tiempo. Lo siento, brocolí, pero ya estás en mi dieta y ¡pardiez! que bueno estás.

Publicado por Javi Fornell

Historiador y novelista. Amante de las letras y de los libros. Bibliotecario por vocación. Redactor en Toppercan

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: