De viejos amigos

Cuando te das cuenta de que tienes un amigo desde hace más de 30 años y otros muchos a los que hace más de 20 que están a tu lado, comienzas a comprender la realidad. Hay amistades que jamás se rompen, esas reales y no nacidas de las circunstancias; esas que se son tan intensas que no importa la lejanía para mantenerse vivas. Pero sobre todo, cuando alguien te pregunta cuánto hace que conoces a alguien y dices “20, no espera, 30 años” te das cuenta que comienzas a ser viejo.

Publicado por Javi Fornell

Historiador y novelista. Amante de las letras y de los libros. Bibliotecario por vocación. Redactor en Toppercan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: